Necesitamos voluntarios ¡QUIERO UNIRME!

Quiénes somos

Somos Yoga Sin Fronteras

Yoga tercera edad

Yoga Sin Fronteras es una asociación sin ánimo de lucro. Nuestro objetivo es hacer del yoga una práctica accesible a todo el mundo, especialmente a los colectivos vulnerables y en riesgo de exclusión social. Normalizar la imagen que se ha generado alrededor de esta disciplina es para nosotros una misión importante.  Los beneficios del yoga están demostrados y vamos a compartirlos con quienes más lo necesitan. Combinando ejercicios físicos y mentales ayudamos a reducir el estrés, generando una serenidad y una relajación del cuerpo. De cualquier cuerpo. Porque el yoga no entiende de edades, ni de sexo, tampoco de clases sociales. Intentamos ceñirnos a la realidad y explicamos que lo más importante del yoga es la unión entre tú y tu respiración, la unión entre tú y los demás, la unión entre tú y el todo. 

Nuestra historia

Yoga Sin Fronteras nació en Tanzania cuando Meritxell, fundadora del proyecto, decidió dar una clase de yoga a los niños de un orfanato en el que colaboraba. La clase les encantó y al día siguiente le pidieron más. Desde entonces, cada vez que puede, imparte clases de yoga gratuitas a colectivos vulnerables. Lo ha hecho en centros de mujeres maltratadas, en campos de refugiados en Palestina, en residencias de la tercera edad y en centros de personas con adicciones. De momento, este proyecto que empezó de forma improvisada, ha sembrado alguna semilla y ha conseguido mejorar el día de algunas personas. Ahora queremos que estas semillas florezcan y que el yoga pueda mejorar también sus vidas. Nos hemos propuesto dar clases con regularidad y ofrecer esta herramienta a las personas que más la necesitan. Creemos firmemente que prestándoles atención y respirando juntas podemos llegar a cambiar sus vidas. ¿Nos ayudas?

Yoga refugiados

Éste es nuestro código ético

Código ético Yoga Sin Fronteras

  • Nuestra misión: Compartir la práctica del yoga con los colectivos más vulnerables y en riesgo de exclusión social. Creemos que los efectos del yoga son beneficiosos para todo el mundo y, por eso, queremos compartirlos con quienes más lo necesitan.

  • Visión: Aspiramos a ver un mundo sin injusticia social y sin diferencias, donde se respeten los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su raza, su género, su religión, su condición social y sus capacidades.

  • Unidad: Yoga significa unión. Apostamos por reunir los esfuerzos y promover el trabajo en
    equipo así como la colaboración con otras organizaciones.

  • Buenas intenciones: Motivados con nuestro objetivo, trabajamos con esperanza, entusiasmo, pasión y buenas intenciones. Queremos compartir el buen rollo generado con la práctica del yoga con todo el mundo.

  • Compromiso: Nuestra labor se basa en hacer lo que creemos y decimos, siendo fieles al cumplimiento de nuestras intenciones. Por ello, trabajamos con constancia. Siempre pedimos que los voluntarios se comprometan con la causa un mínimo de 3 meses en el voluntariado local y tres semanas en el voluntariado internacional).

  • Voluntarios: Los profesores de yoga serán siempre voluntarios y darán clases de forma altruísta. Podrán ser sólo retribuidos cuando realicen su trabajo en centros privados y/o empresas de su ciudad.
    Los profesores no deben usar las actividades humanitarias de Yoga Sin Fronteras para promover su carrera profesional y siempre deben respetar las leyes, las normas y las costumbres culturales de los países visitados y/o del centro con el que colaboran. Nunca impondrán su punto de vista político, ni intentaran de educar a los alumnos. El respeto será siempre el hilo conductor de las clases.

  • Clases de Yoga: Las clases de yoga serán siempre adaptadas al centro colaborador y/o al colectivo con el que trabajamos. Serán de un estilo sencillo y enfocadas siempre a la parte física y mental, sin profundizar en prácticas espirituales o hinduistas más avanzadas.

  • Patrocinios: Con el objetivo de conseguir apoyo económico, Yoga Sin Fronteras permanece atenta a los valores éticos y al respeto de los derechos humanos de sus patrocinadores y sponsors.